¿Cómo cuidar tus joyas?

Para todos los que comprendemos el valor, monetario o sentimental, de las joyas, percibimos estos objetos como un tesoro al cual tenemos que cuidar con esmero.

No basta con simplemente adquirirlos y guardarlos en un joyero, hay una serie de consideraciones que debes tener en cuenta para darle a tus joyas una larga vida llena de brillo y elegancia.

Y no, no me refiero únicamente a la forma en cómo debes guardarlas.

Si no a todos esos pequeños detalles que debes evitar y que podrían parecer inofensivos pero que al final del día, siendo recurrentes, pueden estropear la belleza de tus alhajas.

Una joya tiene el poder de ser esa cosa pequeña que puede hacerte sentir única»

Jennie Kwon 

Entonces, si te sientes lista para continuar, acompáñame en este recorrido por estos simples pasos que debes tener en cuenta para cuidar tus joyas.

Se trata una serie de tips que te evitarán el dolor de ver tus joyas desgastadas y opacas por el paso del tiempo y un uso intensivo.

Verás que no será más grande el sacrificio, que la satisfacción de ver tus prendas brillar con luz propia.

¡No pierdas de vista ningún detalle!

¿De qué manera puedes cuidar tus joyas?

En primer lugar, debes saber que hay muchas formas de hacerlo.

Desde la forma de almacenamiento, hasta la manera en cómo las utilizas, incluso las cosas que evitas hacer para protegerlas entran en estos consejos.

Consejos que te pueden servir para preservar tus prendas:

  1. Sabemos que no hay nada mejor que lucir unas joyas hermosas y llenas de brillo, por eso, por su bien, no las lleves al mar ni a la piscina.
    1. El cloro, la sal y el sol son enemigos de los metales y las piedras preciosas ¡imagínate todo eso junto! El resultado serán piezas opacas y con un color desvanecido.
  2. Evita usar tus prendas cuando haces deporte.
    1. La brusquedad de los movimientos, podría deformar o romper tus joyas y el sudor puede corroer los metales, por eso cuando hagas ejercicio, déjalas en casa.
  3. ¡Cuidado con los productos de belleza!
    1. Algunos de estos productos como los fijadores de maquillaje e incluso los perfumes pueden hacerle mucho daño a tus alhajas. Por eso lo mejor es que los utilices antes y una vez secos te pongas con toda confianza tus joyas favoritas.
  4. Ten cuidado con la limpieza.
    1. Algunas personas pueden decirte que cualquier cosa es ideal para limpiar tus joyas ¡error! Un pañuelo suave de gamuza es más que suficiente, y de ser necesario un limpiador específico tipo pomada.
  5. Guardalas en un lugar adecuado.
    1. Si estás buscando joyeros, este es tú sitio, y son el complemento ideal para almacenar a salvo de rasguños y humedad tus joyas más preciadas.
  6. Evita cambios bruscos de temperatura.
    1. Si tienes piezas que te pones a diario, y tienes un trabajo donde hay cambios muy bruscos de temperaturas, mejor quítate las joyas de encima, y evitarás que se oscurezcan y pierdan brillo.
  7. Revisa los cierres de pulseras y cadenas.
    1. Es la parte más débil de este tipo de joya, asegúrate de que con el tiempo y el uso no pierden efectividad, y si detectas algún defecto, llévalo a reparar.
  8. Las perlas son de lo más delicado.
    1. Si usas perlas en tus looks habituales, ten especial cuidado con todo lo mencionado en los anteriores puntos, no existe joya más delicada que esta.
  9. Los relojes también son joyas.
    1. Ten especial cuidado si detectas humedad dentro del cristal de la esfera, y lleva al menos una vez al año, tu reloj para que lo revisen.

¿Cuál es la forma correcta de almacenar las joyas?

¿Alguna vez te has preguntado si hay una forma especial de guardar tus alhajas?

La verdad es que sí, y a continuación verás de qué se trata exactamente.

Dependiendo de la prenda en cuestión, variará la forma en que debes guardarlas.

Por ejemplo, si se trata de cadenas o collares, ya sabes lo engorroso que es desenredarlas después de tenerlas un buen tiempo guardadas en el mismo lugar sin ningún tipo de separación.

Los joyeros, el mejor lugar

Lo ideal es que hagas uso de un joyero, sí, pero que además envuelvas cuidadosamente la cadena o collar con un delicado pañuelo, que bien puede ser de seda o de algún otro material igualmente suave.

Lo mismo ocurre con las pulseras.

Siempre que lleven de cadenas y sean fáciles de enredar, créeme, que te ahorrarás mucha mortificación si las guardas de esta manera.

Por otra parte, hablemos de los anillos.

En especial esos que tienen incrustaciones de diamante, el diamante raya cualquier metal, por lo que el peor error que puedes cometer es guardarlo junto con tus otras prendas.

Esto no quiere decir que tengas que comprar joyeros para cada cosa.

caja joyero

Únicamente que guardes cada prenda por separado y en medida de lo posible envueltos en pañuelos suaves, incluso su propia cajita de joyería podría bastar.

Por otro lado, hay piezas, como los aretes que tienen pequeñas partes metálicas que pueden sucumbir ante la oxidación.

Para evitar que esto pase, guarda tu joyero o bien la cajita de los aretes en un sitio cerrado con esas bolitas anti humedad.

Como su nombre lo sugiere, estas bolitas absorberán la humedad propia del ambiente y evitarán que el óxido cause estragos en tus prendas.

Conclusiones

La verdad es que no es demasiado trabajo saber cómo cuidar tus joyas.

Prestar atención a estos pequeños detalles puede marcar la diferencia entre tener prendas opacas y deterioradas o tener unas joyas preciosas que resalten en belleza y elegancia, la decisión está al alcance de tus manos.

Esto no solo habla de tu amor por las joyas, sino que además es una excelente manera de darle a conocer al mundo tu interés por conservar el encanto de ser una persona atenta consigo misma.


Si estos consejos te han parecido útiles, entonces no dejes pasar el tiempo y comienza a aplicarlos ¡verás que valdrá la pena hacerlo!

Un abrazo.

Seguro que te interesa

Deja un comentario