Sobre nosotros

-Bienvenido lector, a webjoyero y muchas gracias por su visita.

– ¿Pero papá, esto qué es?

– ¿El qué?

– Esto de bienvenido lector… que estamos en el siglo XXI, ¡por favor!

– Ya sabes que es de bien nacido, ser agradecido.

– Ser agradecido sí, pero con un lenguaje actual, ¡hombre!

– ¡Ya estamos, otra vez, con lo mismo¡ 

¡Que no soy Matusalén, eh!

Además, aquí el que se encarga de la maquetación, detalles técnicos, responder mails y comentarios, soy yo.

Y gracias a mis conocimientos  cualquiera nos puede encontrar en los principales buscadores de Internet.

Así que, un respeto hija 😤

-Que sí, que esto se te da bien, pero admite que se te dan mejor las máquinas que las personas papá.

– Tal vez sí…

– Déjame a mí:

Oye, sí tú, la que está leyendo estas líneas.

Sólo quiero que sepas lo mucho que te agradecemos que utilices nuestra web para saber más, sobre este joyero que estás buscando.

Me presento:

Soy Lia, y todo el contenido de esta web, es creación mía.

Junto con mi padre, hemos creado este sitio para facilitarte tu búsqueda.

Papá, te toca, ¡va! Que el tiempo es oro y esta chic@ no tiene todo el día!

-Perdón, si, me presento; yo soy Jordi 🤗 y como ya te dije, soy el encargado del aspecto más técnico de la web, o dicha de otra forma, soy el responsable de que todo esto funcione correctamente.

Encantado de saludarte y espero que tu experiencia en el sitio haya sido de tu agrado…

-Es suficiente papá, que ya empiezas con ese tono de antaño…

-¡Santa paciencia! 

Bueno, ahora ya nos conoces, y seguramente te preguntarás,

¿Pero porqué, este par se enredan en este tipo de cosas? 

Pues podría decirte que es por nuestro amor al orden, al buen gusto a la hora de organizar joyas y espacios de belleza personal, pero… no.

Esto es un pique generacional en toda regla.

-Pues sí, porque esta señorita,( que puedes ver en la portada, cuando era más pequeña🧐), se cree que por tener más experiencia…

– Querrás decir años papá, ¡no disimules!

– Llámalo como quieras, pero la cuestión es que no se creía, que sería capaz de gestionar todo esto, “que me iba grande” decía, ¡pues ala, aquí lo tienes!

Y así fue, como me tuve que callar 🤐.

Pero lo que teníamos, era una bonita web, más vacía que una jarra de cerveza en pleno verano 🍺

Y fue entonces cuando empezamos a darle vueltas sobre qué tipo de  contenido podíamos crear.

-No fue fácil, yo soy más entendido en tecnología, automoción, carpintería y jardinería en cambio ella, es más de pastelería, cocina, interiorismo, decoración, móviles, viajes… y muchas cosas más, todas ellas inútiles.

– ¡Papá, te estás pasando tres pueblos!

– Vale, vale, disculpe usted. 

Como puedes ver, no nos poníamos de acuerdo en la temática, y decidimos llevarlo a terreno neutral y ver en qué coincidíamos.

-Y fue un joyero que restauramos hace unos años, el que nos unió en esta aventura.

– El joyero era un regalo que le hizo mi abuelo a su esposa, mi abuela, por su primer año de matrimonio, eso fue en 1953.

Mis bisabuelos, a los que pude conocer, y que hoy ya no están, usaron ese joyero que tenía cerradura con llave, no para las joyas, ya que no tenían, si no como caja para guardar el dinero ahorrado y que permitió dar una educación a mi abuela.

– Nos estamos poniendo nostálgicos 😢 pero José y Rosa se merecen este pequeño homenaje.

– Así es, pero la historia del joyero sigue y es que con los años fue quedando arrinconado, hasta acabar en el desván de la casa de campo, donde hoy vivimos.

– Durante la restauración del caserío, lo rescatamos de debajo de un montón de pesadas mantas de lana, junto a unos baúles, todo ello carcomido y hecho polvo, la verdad.

En casa somos bastante de recuperar y salvar todo lo que podemos, así que nos pusimos manos a la obra, y decidimos dar nueva vida a un montón de viejos muebles:

Puertas, sillas, mesas, y como no, el joyero.

Esto nos permitió recuperar un pedazo de historia familiar.

– Al principio consideramos hacer una web de sillas y mesas, nos hemos convertido en unos expertos, 😅.

– Pero la restauración del joyero fue un poco complicada y tuvimos que pedir ayuda a la vecina, que se dedica precisamente a esto.

– El resultado nos encantó y fue una experiencia en la que todos colaboramos y de la que guardamos muy buen recuerdo.

– Así que decidimos tirar de este hilo para crear lo que tienes delante, con piques, broncas, tira y afloja de todo tipo…

Pero todo hecho con mucho cariño y amor.

-Ahora ya sabes quienes somos y cómo hemos llegado hasta aquí.

Espero que todo el contenido que me he currado, sea lo que necesites para elegir los mejores artículos para ti.

– Y yo espero que tu experiencia de navegación, sea estupenda, y recuerda que si hay algo que no te gusta y quieres hacérnoslo saber, tienes el formulario de contacto.

– Gracias por confiar en nosotros, y leer estas líneas, que te aseguro, nos describen a la perfección 😅

-Un abrazo.


-¿Papá?

– Dime.

– Tienes que poner fotos.

– ¿Mías?

– De los dos, que si así tod@s pueden saber que somos de verdad, reales.

– Pero yo soy como los yogures del fondo de la nevera.

– ¿Pálidos y fríos?

– No hija, no, ¡Caducado!